jueves, marzo 05, 2009

Ironía

Estoy tan triste que lloraría si no fuera porque ya me acostumbré. Aún no alcanzo a entender cómo es posible que el hombre que más quiere estar acompañado siga tan solo. Ahora sí que ¡qué ironía!

1 comentario:

Pancho dijo...

como dicen por acá
asi pasa cuando sucede. La vida es muy guasona, y aveces no tiene sentido del humor.
stk

saludos