domingo, abril 05, 2009

¡Sí se puede!


¡El monito si se puede desenlazar, qué felicidad! Aquí está el enunciado del problema. Éste es otro problema parecido que me animó a resolver el primero.

7 comentarios:

Enrique dijo...

Igual tu Manuel, que estes bien ¿a dónde te vas de vacaciones?
Descansa.
Saludos.

Por cierto esto no veo como se pueda separar, el otro problema que parece un nudo pues por lo menos me tiene entretenido imaginando formas...

Manuel dijo...

Debes considerar que el mono está hueco por dentro, lo que ves es como la superficie de un globo muy largo unido de forma muy peculiar. Además puedes torcerlo todo lo que quieras. Saludos.

J. H. S. dijo...

Hola Manuel,

Puedes pasar a ver la solución oficial si a sí lo prefieres:

---

Saludos.

P.D. Nos hemos visto varias veces. Fui compañero de Mario en COBAO. Que estés bien, Manuel...

Enrique dijo...

Gracias por la respuesta! No tenía, ni hubiera tenido la más remota idea de como hacerlo.
Saludos.

Enrique dijo...

¿Por cierto el manifiesto de la comunidad del anillo conmutativo es cierto?

por que eso si es para un buuu uuuuuuuu! (de espanto)

Manuel dijo...

Esperemos que no. En todo caso yo soy químico.

J. H. S. dijo...

A Enrique:

El blog de la comunidad no es mío. Es de un amigo de la Escuela de Ciencias-UABJO y creo que la idea del manifiesto surge a partir de una serie de comentarios desafortunados que Yuyo (el autor de la bitácora) escuchara por parte de profesores de las áreas agraviadas.

No se lo tomes a mal, hombre. En realidad, su blog surge como algo muy local y creo que el alcance que ha tenido no había sido contemplado dentro de las previsiones iniciales de audiencia y demás.

Empero, la realidad del blog ha cambiado y la presencia de lectores críticos (como tú, por ejemplo) obligan a que la declaración de principios iniciales sea reconsiderada.

Voy a comentarle de esta situación y veré que sucede. Te repito, sólo soy un columnista más de su bitácora.

Gracias por el comentario.

A Manuel:

Creo que tu título esconde tu verdadera vocación.

¿Quién más podría tener interés en la prueba del teorema de Stokes o en los retos de efel refetofo sino un matemático de hueso colorado?

El hábito no hace al monje, Manuel.

Saludos.

:)