jueves, agosto 21, 2008

No fue tan difícil

Ya hice mi predoctoral. No fue tan difícil como pensé, todo salió bien. Lo malo es que estoy triste de nuevo, creo que prefiero estar preocupado que estar triste. Sigo igual o más sólo que antes, lo único bueno de estar así de solo es que ya no puedo estar más sólo. Podría perder a mi familia y a mis conocidos o a quien sea y no cambiaría nada. Nadie se ha acordado de mí últimamente. Estuve leyendo algunas conversaciones que tuve con varios niños y aunque al principio parece que les agrado, que me quieren conocer, finalmente todos terminan haciendo lo mismo, se desaparecen y ya no quieren volver a hablarme. Es como si trataran de hacerme caer, pero no caeré, no de nuevo.

2 comentarios:

Enrique dijo...

Hola Manuel
Gracias por la atención, fue en broma eso de las muchas comas y los acentos, pero si es algo que me esta sucediendo ultimamente, pongo acentos en donde no debo, donde son hasta un insulto.
Por cierto ayer justo vi que ya hiciste tu predoctoral, te felicito. Vi que dices en algùn lado que nadie se acuerda de tì, yo de vez en vez entro a ver que de nuevo hay en tu blog, así que tal vez no cuente mucho para ti, pero yo si me acuerdo de visitar tu blog.
No te felicite en el momento, porque me dije: "Bueno, si tal vez no se acuerda de él alguien más, pero que hay de él que no se acuerda de este su lector, le dejo algún comentario en otra ocasión", y mira resulta que si te acuerdas de visitar mi sitio.
Saludos y felicitaciones predoctor (¿se puede decir así?)
Enrique

Manuel dijo...

Gracias, soy bastante exagerado con lo que escribo, no es que literalmente nadie se acuerde de mí, es simplemente que quien quisiera que se acordara de mí no lo hace. Y "predoctor" no es una palabra que haya escuchado antes.